vistaholguin

Trámites

Escrito por vistaholguin 05-04-2017 en población. Comentarios (0)

“Llevo en esto más de un año” me comenta aquella mujer sin ánimos de llegar al “final de la historia”. Y es que hacer algún trámite en la ciudad se ha vuelto una odisea, precisamente porque en el camino te “enfrentas” a burocratismo, mal trabajo, desinformación y duraderas jornadas que parecen no tener fin.

Tanto en las oficinas de trámites del Ministerio del Interior (Minint) como en las de Planificación Física, Vivienda, Órgano de Trabajo, ONAT, Notarías o Registro Civil, estas últimas pertenecientes al Ministerio de Justicia, las colas se hacen interminables y muchas veces sales sin resolver el problema.

En un municipio como Holguín, que según el Anuario Estadístico de Cuba, tenía hasta el 2014 una población de más de 200 mil habitantes, solo tres oficinas del Minint están disponibles para adquirir carnet de identidad, pasaporte, licencias de conducción y otros documentos.

Esto trae consigo que muchas personas duerman en el lugar y marcan desde la noche anterior; otros aunque lleguen temprano se pueden pasar casi 12 horas esperando; además de que el personal disponible en ocasiones no da abasto para atender en un día a tantas personas.

Pero la historia no termina ahí. Con la implementación en el 2011 del Decreto-Ley No. 288, modificativo de la Ley General de la Vivienda, la población se ha visto obligada a recurrir a oficinas de Arquitectos de la Comunidad, Planificación Física o Notarías para actualizar u obtener la propiedad de sus viviendas y legalizar las compraventas.

Pero para sorpresa de muchos, aun estos organismos no se han puesto de acuerdo entre si, ni tan siquiera entre sus propios trabajadores. Es una especie de “peloteo”, donde te mandan de un lado a otro, mientras tus piernas y tu bolsillo se revelan.

Lo mismo te encuentras con recepcionistas mal informadas y sin saber orientar a la población; con diferentes versiones de los papeles que debes entregar; con “haz de nuevo este documento” porque tiene errores o estaba incompleto; con la demora de obtener un documento solicitado; con ir días y horarios específicos a las oficinas…Y así te pasas meses y años, y hasta en ocasiones se pierden las ganas de hacer cualquier trámite por la vía legal.

Y las preguntas llegan una y otra vez ¿acaso estas entidades no deberían ponerse de acuerdo y realizar adecuadamente su trabajo para ahorrarle a la población largas horas de espera o extensas caminatas de un lado para otro? ¿No deberían los trabajadores de estas entidades orientar certeramente para evitar malos entendidos?

A la larga, todo esto da lugar a ilegalidades, sobornos y a que determinadas personas se beneficien del “desespero” ajeno, pues cobran por marcar temprano en la cola o venden el turno.

Es cierto que no se puede generalizar, pues hay quienes han “corrido” con buena suerte, pero la mayoría de los holguineros que han realizado algún trámite ha sufrido estas amargas y duraderas experiencias.

No es cuestión de criticar el trabajo de las entidades involucradas, pero si se deben solucionar sus deficiencias y buscar alternativas para que la población sea la menos afectada. A esto, se le debe unir el buen trato de los trabajadores y la preparación de los mismos, para que la explicación y orientación hacia las personas no de cabida a la crítica negativa.

No olvidemos que a diario cientos de holguineros se dirigen a estas oficinas en busca de solucionar algún trámite, pero muchos salen de allí insatisfechos, con más dudas y sin resolver su problema. Al final son procedimientos comunes en la vida de cualquier persona, por lo que no deberían ser procesos engorrosos y convertirse en la “historia sin fin”. 

¿Tiempos perfectos?

Escrito por vistaholguin 16-09-2016 en jóvenes. Comentarios (0)

Los tiempos cambian, y si lo duda, consulte un libro de Español-Literatura, donde es común encontrarse conjugaciones verbales en pasado o pretérito, presente, futuro, copretérito, pospretérito y muchos más. No pretendo dar una clase de Español, claro está, pero de que los tiempos cambian, cambian, y no solo en ejercicios de esta asignatura.

Lo compruebo cada día dentro del ámbito académico de un preuniversitario, a donde la maestra que llevo dentro me alentó iniciar una difícil travesía en el mundo de la docencia.

Confieso, no es fácil, y nunca pensé que lo fuera, pero lo que más me impresiona es observar cómo la tecnología ha cambiado las maneras de pensar y actuar de los estudiantes de hoy.

En mis tiempos de pre, y no hace tanto salí de allí, tras el inicio del curso escolar les caíamos atrás a los profes para copiar el horario “a mano” e incluso una colega me comenta que ella disponía de una sola libreta para el horario, el cual recibía cambios en más de una ocasión.

Si te ausentabas del aula por cualquier motivo, le pedías prestadas las libretas a un compañero y copiabas las clases. Las obras clásicas como Don Quijote de la Mancha o Romeo y Julieta llegaban a nuestras manos en papel y tinta.

Hoy, la mayoría de mis alumnos, que ninguno pasa de los 15 años, poseen tabletas o teléfonos inteligentes, los cuales han transformado las rutinas académicas tradicionales. Ya no copian horarios ni clases, simplemente les toman fotos y las comparten entre ellos a través del Zapia, Bluetooth o mensajes multimedias.

¿Y los clásicos? Ante la ausencia de los libros de “papel y tinta” disponibles para todos, esta profe se brinda a traérselos en formato digital, mientras ellos me piden que sean compatibles con Androide. Ni el mismísimo Homero se hubiera imaginado que su Ilíada estaría entre aplicaciones de juegos, música y videos.

Mis alumnos son la expresión de los tiempos modernos, de ese presente en el que la tecnología ha invadido espacios de la vida, rutinas y ámbitos sociales; y ha transformado el universo estudiantil de adolescentes y jóvenes.

Situación que hace sentirte de antaño, aunque solo tengas 24 años, y conlleva a preguntarte o cuestionarte cómo será el futuro de la enseñanza o si la tiza, pizarra y borrador serán sustituidos algún día por dispositivos tecnológicos.

Comprendo que los de mí generación nos comportábamos de acuerdo con las circunstancias y el contexto en que nos tocó vivir, pues entonces un celular era prácticamente un objeto desconocido. No fueron tiempos perfectos, ahora tampoco lo son, pero el preuniversitario nos preparó para el futuro y espero que para esta “generación digital” sea también así.

Algo no ha cambiado, y es el papel del maestro, ese que ninguna tecnología puede sustituir. La preparación constante y la responsabilidad que tienen ante sí cuando están frente al aula, constituye un reto desafiante. Formar a sus alumnos, educarlos y guiarlos hacia la dirección correcta es el principal objetivo.

Estoy de acuerdo con que la tecnología se utilice en el desarrollo y bien común, pero no debemos permitir que se apodere de nuestras vidas o remplace a personas y relaciones humanas. Por eso, les llamo la atención a mis estudiantes por el uso inapropiado del celular en clase; sin embargo, ellos me siguen demostrando que los tiempos como las sociedades, cambian.

Crónica en-jabon-ada

Escrito por vistaholguin 23-05-2016 en jabón. Comentarios (0)

Desde pequeños nos acompaña durante el lavado de las manos y el baño de nuestro cuerpo. Es indispensable para la higiene y diariamente recurrimos a el en busca de limpieza y buen olor. Existe de múltiples formas, tamaños, olores y precios. Sus funciones van más allá del simple aseo personal.

Con el tiempo, el jabón se ha convertido en un objeto “salvador y multiusos”, pues nuestro cuerpo no es el único beneficiado. A otras facetas de la cotidianidad han llegado sus prestaciones para brindar más que un oloroso perfume.

Su historia se pierde en el tiempo. Se dice que los egipcios utilizaron un producto jabonoso que consistía en una mezcla de agua, aceite y ceras vegetales o animales, fórmula que fue utilizada también por griegos y romanos.

En el siglo VII en la ciudad italiana de Savona se empezó a elaborar un jabón de aceite de oliva, pero ocho centurias más tardes aparece el jabón de Marsella, precursor de los jabones actuales, preparado con una mezcla de huesos (ricos en potasio) y grasas vegetales.

Su utilización masiva empieza en el siglo XIX y gracias a su repercusión en la higiene, se hizo posible el crecimiento de la población europea, debido a la disminución de las causas de mortalidad. Para muchos, el nacimiento de la industria del jabón fue tan importante para la sociedad como lo fue la máquina de vapor en la Revolución Industrial.

Hoy, existen jabones para todos los gustos, de todas las calidades y para todos los bolsillos. En Cuba, no es un producto tan insignificante, pues en más de una ocasión “enjabona” complejas situaciones.

¿Qué sería un cumpleaños o una celebración del día de las madres o los padres sin los jabones “salvadores”? Los regalos se benefician de ellos, pues se compra cualquier detalle y con un jabón, resuelves. A veces en solitario te hace no pasar por alto alguna fecha importante.

Su uso llega hasta otras áreas del hogar. Especialmente en la década del noventa, en residencias cubanas, en más de una ocasión la pasta dental fue sustituida por el jabón. Y como “el fin justifica los medios”, la cuestión era tener un olor bucal agradable.

Algunas peluqueras se han apropiado de ellos en su trabajo. Los trocitos de jabón sirven para espesar el tinte que aplican en los cabellos. Durante el lavado de la ropa también se saca provecho hasta del último casquito de jabón. Los más gastados se colocan dentro de una media, con el objetivo de ayudar al detergente, que en ocasiones es escaso.

Y qué decir del jabón cubano del siglo XXI: el de cinco pesos. Un producto que lo mismo se emplea para lavar o bañarse, y que por suerte para muchos, su precio, tamaño y calidad es asequible a la tarifa destinada cada mes para el aseo personal.

Dicen que el perfume bueno viene en frasco chiquito, sin embargo, generalmente, el jabón bueno viene con precio grande, pues el tamaño suele ser directamente proporcional al costo. En materia de olores, unos perduran y otros se los “lleva el agua”.

La durabilidad es el requisito más buscado por sus usuarios. Con ellos no va eso de que lo que importa es la calidad y no la cantidad, error, mientras más grande mejor, pues los pequeños en un “abrir y cerrar de ojos” se desvanecen.

Así existen de diversas formas, colores y olores, con disímiles funciones y de gran importancia para la salud. Ser de primera necesidad para la familia lo convierte en un artículo imprescindible. En ocasiones, pasa inadvertido, pero a diario nos demuestra por qué llegó a nuestras vidas y lo escogimos, pues “para gusto se hicieron los jabones”. 

Fidel, jóvenes y Multimedia en Bloguerías

Escrito por vistaholguin 06-05-2016 en Romerías. Comentarios (0)

Con palabras del Comandante en Jefe Fidel Castro inició el panel Fidel, internet y los jóvenes, como parte del evento Bloguerías de Mayo en su segunda jornada.

Yasel Toledo Garnache, periodista y corresponsal de la Agencia Cubana de Noticias en Granma, expuso ejemplos de la imagen del líder histórico de la Revolución en internet, elogió la importancia de las nuevas tecnologías y el trabajo de Fidel en este sentido. “Nuestra voz debe ser más fuerte y más intencional”, expresó sobre la presencia de los jóvenes en las redes sociales.

Luis Ernesto Ruiz Martínez, coordinador general del evento, defendió el aprovechamiento de las fotos del Fidel más humano y su divulgación, pues en las redes circula mucha información falsa. Habló de las expectativas sobre el futuro tecnológico y la conexión a internet en Cuba, en función de beneficiar al sector estudiantil.

Víctor Aguilera, profesor del departamento de Historia de la Universidad de Holguín, se refirió a que cuando se publican fotos del Comandante, varios sitios en internet se dedican más a analizar la procedencia de estas que al valor de la noticia. “Muchos sitios internacionales tratan de desacreditar la imagen de Fidel y eso le llega a nuestros jóvenes, por ello hay que contrarrestar esa campaña”, destacó.

Jorge Luis Pérez Serrano, subdirector de informatización de los Joven Club en la provincia, explicó la importancia de estos centros para llevarle a la población las herramientas digitales, pero enfatizó en la necesidad de potenciar la cultura tecnológica en todos los sectores sociales.

Alain Galván, funcionario de la UJC en el municipio, comentó sobre la no total vinculación de los estudiantes a internet y las redes sociales, y destacó la importancia de espacios como estos para que los jóvenes se nutran de elementos básicos relacionados con la tecnología, en pos de defender las ideas del Comandante.

“Se deberían buscar otros escenarios para invitar a los jóvenes a escuchar todo lo que se hace en función de la defensa de la Revolución cubana en las redes sociales, pues muchos no conocen del tema ni remotamente han accedido a internet”, expresó.

La actividad contó con la presencia de un grupo de estudiantes del IPU Calixto García y concluyó con el audiovisual de la canción Regalo al Comandante, del grupo holguinero Crazy Rappers.

Posteriormente, José Luis Prado Ramírez, director de ediciones Cubarte, presentó la Multimedia Romerías, la cual recoge la historia de este evento desde su primera edición hasta el 2015. “No podemos renunciar a la memoria y esperamos que se sigan haciendo productos como estos”, destacó. Este producto incluye fotografías, documentos y videos de las memorias de este Festival de Juventudes Artísticas.

Rojo, que te quiero Verde

Escrito por vistaholguin 17-03-2016 en amor. Comentarios (0)


Llegaste de imprevisto cuando aun no te imaginaba, y desde entonces, colmaste mi vida de colores.

Fuiste Blanco, cuando invadiste la pureza de mi alma y de mi cuerpo, cuando te entregué mi inocencia y mi ingenuidad, cuando realicé mis primeras excursiones en tu mundo “real maravilloso”.

Fuiste Amarillo, cuando las travesuras ocuparon todos mis horarios, cuando tuviste paciencia ante mis dudas, cuando me regalaste tu perdón ante mi inmadurez.

Fuiste Naranja, cuando aquella tarde falté a clases para verte en la cima de la ciudad, cuando ante el crepúsculo inminente me abriste tu corazón, cuando me hiciste soñar con la luna.

Fuiste Azul, cuando el mar conoció mis más profundos deseos, cuando mis pensamientos ignoraron la multitud, cuando me dejé llevar por tus olas.

Fuiste Marrón, cuando entre las hojas secas de otoño me robaste la fantasía, cuando la hierba jugó con mi silueta, cuando me entregué a tu hermoso paisaje.

Fuiste Negro, cuando la oscuridad se apoderó de nuestro espacio, cuando la respiración se convirtió en la música del placer, cuando olvidé el mundo exterior para adentrarme en tus interioridades.

Fuiste Gris, cuando nublaste mi juicio, cuando me hiciste llorar, cuando perdí tu rastro y desapareciste.

Un día regresaste. Volviste Rojo, como la pasión más desgarradora, como el amante más fiel. Llegaste seguro, sin miedo, sin justificaciones, sin pedir permiso. Sembraste ternura, amor, futuro… Yo, me dejé llevar por la tentación de tu color y caí en tus brazos.

Desde ese momento, te quiero Verde, como el aire más puro, como la fuerza de los árboles, como la esperanza que conservo cada día para que nunca cambies y continúes siendo Rojo.